Connect with us

Banca

Los Expertos Prevén Que El Euríbor Frene Su Brusca Subida Y Ronde El 2,5% A Final De Año

Published

on

los-expertos-preven-que-el-euribor-frene-su-brusca-subida-y-ronde-el-2,5%-a-final-de-ano

Si la última subida de los tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) en 75 puntos básicos ha sido histórica, también lo es el alza que está experimentando el euríbor y la subida que afrontan los hipotecados a tipo variable en septiembre. El índice al que están referenciadas casi el 80% de las hipotecas en España, unas 4,1 millones, avanza a una velocidad sin precedentes y ya marca el 2,156% en tasa diaria, niveles no vistos desde finales de 2011. La media mensual ha escalado al filo del 2% frente al 1,249% de agosto, mes en el que también pulverizó récords. Los expertos creen que a partir de ahora las subidas no serán tan bruscas y el euríbor a 12 meses finalizará el año en el entorno del 2,5%. Pero avisan de que el escenario es muy incierto y de que todo dependerá de cuánto se eleven los tipos oficiales del BCE en su lucha contra la galopante inflación, que en agosto alcanzó un histórico 9,1% en la zona euro.

Teniendo en cuenta que el euríbor ha roto todas las previsiones a lo largo del ejercicio y que muchas actualizaciones se quedan cortas en cuestión de días, los analistas se curan en salud y subrayan lo complicado de hacer predicciones a tres meses vista. Cabe recordar que el indicador llegó al -0,5% en los primeros días de enero y cambió la tendencia por sorpresa en febrero.

“El euríbor seguirá condicionado por las expectativas de subidas de tipos, por lo que los siguientes datos de inflación serán determinantes”, indica Joaquín Robles, de XTB, que estima que el euríbor puede alcanzar el 2,25% en las próximas semanas. Singular Bank augura que se situará en el 2,5% en los siguientes meses y, una vez ahí, se estabilizará. El portal financiero HelpMyCash prevé que rebase el 2,5% en diciembre.

El BCE reconoce que volverá a incrementar los tipos en las reuniones de octubre y diciembre para intentar reconducir la inflación al entorno del 2%. El consenso del mercado descuenta que las tasas rectoras acaben el año entre el 2% y el 2,25% desde el 1,25% actual. Enrique Lluva, subdirector de renta fija de Imantia Capital, considera que “ha cambiado mucho el mapa de riesgos desde la última reunión del BCE”. Opina que las subidas de tipos pararán en el 2,5%, aunque no descarta que se vayan al 3%. En ese contexto, ve el euríbor en la horquilla del 2.30%-2.50% y “con riesgo al alza durante 2023”. En Fotocasa y Asufin lo ven en el 3% el año que viene.

El hipotecado medio afronta un incremento de las cuotas de más de 2.000 euros al año

Por su parte, Fernando Romero, analista de Ábaco Capital, espera una ralentización en la cotización del euríbor a pesar de que en el corto plazo las expectativas de inflación continúan siendo altas. “Antes de que cierre el año, el euríbor a 12 meses es probable que desacelere el incremento tan fuerte experimentado en lo que llevamos de 2022”. Y añade que un cese temporal en la guerra de Ucrania podría provocar incluso una reducción.

Hace un año, el valor del euríbor era del -0,492%. Esto supone que a los ciudadanos con hipotecas variables a los que les toque revisión este mes les subirán los intereses un 2,5% de golpe. En el caso de un préstamo medio de 150.000 euros con un vencimiento a 25 años y un diferencial del 1% sobre el euríbor, las cuotas se encarecerán unos 179 euros al mes o 2.150 euros al año.

En Abaco Capital creen que un cese de la guerra podría provocar una reducción

Desde la Asociación Hipotecaria Española (AHE) vaticinan que estas sustanciales subidas puedan traducirse en una ralentización de la actividad inmobiliaria y, en consecuencia, de la contratación de hipotecas, que según el último dato del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondiente a junio todavía aumentan a un ritmo del 12% anual, con 56.700 nuevas firmas sobre vivienda.

Fuentes bancarias destacan que los seis años que el euríbor ha estado en negativo han sido una “anomalía” y los niveles actuales del euríbor se pueden considerar lo normal. De hecho, la media histórica del euríbor es del 1,841%.

Impacto en las economías domésticas

Simulador online. El Banco de España alerta a los clientes de hipotecas variables de la importancia de saber la fecha de revisión del préstamo, que suele ser anual. Para calcular cuánto subirán las cuotas en función del euríbor, dispone en su portal del cliente de un simulador online. Es necesario introducir el capital inicial, el tipo de interés (el diferencial contratado más el euríbor) y el plazo de amortización. Así, se obtiene la cantidad que tocará pagar hasta la siguiente revisón. En Singular Bank aseguran que en el impacto agregado en los bolsillos será menor que en la crisis anterior, cuando el euríbor alcanzó un interés del 5,5%, y por la preferencia en los últimos tiempos a las hipotecas de tipo fijo.

Oferta. El alza del euríbor no solo afecta a quienes ya tienen hipoteca, sino también a los que quieren contratar una. Casi todas las entidades están subiendo los tipos de interés fijos que ofrecen, que ya superan en general el 2,5% TAE, y están bajando tanto los tipos iniciales como los diferenciales que aplican en las hipotecas a tipo variable.

Banca

Santander Investiga La Visita De Un Grupo De Empleados A Un Club De ‘striptease’ En Un Viaje De Trabajo

Published

on

By

santander-investiga-la-visita-de-un-grupo-de-empleados-a-un-club-de-‘striptease’-en-un-viaje-de-trabajo
Vista general de la sede del Santander en Londres.
Vista general de la sede del Santander en Londres.Dan Kitwood

Banco Santander está investigando la visita de un grupo de empleados a un club de striptease en Londres aprovechando un viaje de trabajo y si estos ejercieron presión sobre trabajadores más jóvenes para que también fueran al lugar. Para ello, la entidad española ha contratado a la firma de abogados Gibson Dunn, tal y como ha adelantado Financial Times.

Los hecho se remontan al pasado febrero, cuando el equipo de Debt Capital Markets (mercados de renta fija) se reunió en la sede de la organización en Londres para una jornada corporativa. Por la tarde, según los detalles recabados por el rotativo económico, siete hombres del equipo, entre los que había tres cargos veteranos y cuatro trabajadores de menor rango, visitaron el Nags Head Club en la capital británica. Posteriormente, un denunciante anónimo hizo llegar a la compañía preocupaciones por ese viaje y el hecho de que los cuatro empleados júnior podrían haberse visto presionados para asistir al local.

Además del departamento de buenas prácticas del banco, los hechos también fueron comunicados a la autoridad financiera del Reino Unido, aunque esta ha declinado comentar el caso. Tampoco el despacho de abogados ha hecho declaraciones al Financial Times, que cita a un empleado anónimo del banco señalando que el asunto se ha convertido en un “secreto a voces” en la entidad.

El rotativo señala que la firma legal ha concluido que no hubo “presión explícita” sobre los empleados de menor rango. Y fuentes próximas a la investigación señalan también a EL PAÍS que “la investigación habría concluido con que no hubo presiones”.

Quien sí se ha referido al caso es el Banco Santander. “Nos tomamos muy en serio los asuntos vinculados con la conducta de los empleados y seguimos procesos muy rigurosos para conocer los hechos y tomar las medidas adecuadas”, señala un portavoz del banco, reiterando lo dicho anteriormente al diario británico. El portavoz ha añadido que tanto la investigación como las medidas acordadas son “confidenciales” y declina hacer más comentarios al respecto.

De acuerdo con el Financial Times, el asunto se ha saldado sin ningún despido, aunque uno de los cargos sénior involucrados sí ha recibido una sanción por parte de la empresa.

Continue Reading

Banca

Los Impuestos A Energéticas Y La Banca Logran Un Amplio Apoyo Pese Al No De La Derecha

Published

on

los-impuestos-a-energeticas-y-la-banca-logran-un-amplio-apoyo-pese-al-no-de-la-derecha
La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, este martes en una rueda de prensa en el Congreso.
La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, este martes en una rueda de prensa en el Congreso.Eduardo Parra (Europa Press)

La derecha dijo no, pero una mayoría más que holgada del Congreso ha apoyado este martes la tramitación de la propuesta para crear un gravamen extraordinario y temporal a los bancos y las grandes compañías energéticas. Frente a la rotunda oposición de PP, Vox y Ciudadanos, el resto de la Cámara dio luz verde a la propuesta conjunta de PSOE y Unidas Podemos, aunque varios grupos anunciaron que intentarán retocarlo una vez que se empiece abordar su contenido. El propio Gobierno prevé enmendarlo para pulir algunas cuestiones técnicas, según fuentes del Ejecutivo. La medida ha recibido 187 votos a favor, 153 en contra y 8 abstenciones.

La propuesta de los dos partidos del Ejecutivo no solo reunió de nuevo a sus habituales apoyos parlamentarios, incluido el PNV, que hasta el último momento mantuvo la incógnita sobre su posición. Otros grupos que no forman parte de la base aliada del Gobierno, como CUP, BNG o Coalición Canaria, también dieron su respaldo a la tramitación, y Junts se abstuvo. Eso no impidió que varios de ellos formulasen reticencias y advirtiesen de que intentarán modificar el texto. Tanto el PNV como EH Bildu supeditan su apoyo final a que se permita a las haciendas forales vasca y navarra tramitar la recaudación de los nuevos gravámenes. La izquierda abertzale, al igual que ERC, reclamó que estos impuestos vayan más allá de una medida extraordinaria y se conviertan en permanentes.

El PNV también expresó dudas sobre el encaje jurídico de la medida, que técnicamente no se presenta como un impuesto, sino con una abstrusa denominación: “Prestación patrimonial pública de carácter no tributario”. El Gobierno espera recaudar unos 2.000 millones de euros de las energéticas y unos 1.500 millones de la banca con estos gravámenes que se aplicarán durante dos años. Los nacionalistas vascos, al igual que otros grupos, suscribieron una de las principales quejas de la oposición: que la iniciativa se haya tramitado como una propuesta de los grupos políticos y no como un proyecto de ley del Gobierno, lo que hubiese obligado a elaborar una memoria económica y a recabar informes previos de los organismos consultivos del Estado. Otra de las dudas que la medida suscita entre las mismas fuerzas que la respaldaron es de qué modo se va a cumplir el propósito manifestado en el texto de evitar que las compañías repercutan los gravámenes en los recibos a los ciudadanos. La propuesta encomienda a la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) la vigilancia sobre esta cuestión.

Mientras Vox y Ciudadanos ya venían anticipando desde hace días su negativa, el PP se debatía entre el rechazo y la abstención. Y en el último momento se decantó por la posición más dura. En la defensa del no del PP su diputado Mario Garcés no se anduvo con medias tintas. Definió la iniciativa como un “engendro jurídico” que “socava principios constitucionales”, heredera del “comunismo más bilioso del siglo XX” y que completa la “felonía fiscal permanente” que Garcés atribuyó al Gobierno. Sin tanta panoplia de descalificaciones, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, se quedó en “cacicada”, mientras denunciaba la supuesta complicidad con el Ejecutivo de las “élites empresariales, económicas y periodísticas”.

Una cifra se repitió en boca de los portavoces de los dos grupos del Gobierno y del resto de la izquierda: 20.000 millones de euros, los beneficios declarados por los cuatro mayores bancos en 2021. La socialista Patricia Blanquer argumentó que la subida de los tipos de interés acordada por el Banco Central Europeo (BCE) permitirá a las entidades financieras incrementar aún más su lucro y se preguntó: “¿Quién puede estar en contra de ayudar a la gente que sufre a cuenta de los grandes beneficios de las eléctricas y los bancos?”. El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, aprovechó para cargar contra los jueces, a quienes atribuyó la intención de “ayudar a sus amigos del Ibex 35″ si las entidades afectadas o algún grupo político sigue adelante con su intención de impugnar la medida en los tribunales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Continue Reading

Banca

El Impuesto A La Banca Recaudará 500 Millones Más De Lo Previsto Por Las Subidas De Tipos

Published

on

el-impuesto-a-la-banca-recaudara-500-millones-mas-de-lo-previsto-por-las-subidas-de-tipos

La histórica subida de los tipos de interés del BCE del pasado jueves, de 0,75 puntos, ha beneficiado a los bancos, que han encadenado dos jornadas de fuertes avances en los mercados: las seis entidades cotizadas españolas en conjunto se apreciaron casi un 10%. Este efecto se debe a los ingresos extra que les supondrá el endurecimiento de la política monetaria en Fráncfort, que también favorecerá al Gobierno: el empuje esperado en el negocio bancario en los próximos ejercicios —los tipos ya están en el 1,25% y el mercado espera que lleguen al 2% este año— provocará que la recaudación por el impuesto temporal al sector financiero supere en unos 500 millones la previsión inicial del Ejecutivo.

El aumento de los ingresos de las entidades por las fuertes alzas de tipos son el argumento principal del Gobierno para sostener el nuevo gravamen con el que pretende recaudar 3.000 millones en dos años, un tributo que este martes — junto al de las grandes energéticas— comienza su tramitación parlamentaria para sacarlo adelante antes de que finalice el año. El presidente Pedro Sánchez quiere que los bancos sufraguen parte de la factura de las medidas para paliar los efectos de la inflación que azota el país. Las entidades financieras rebaten que esas ganancias sean “caídas del cielo”, como en el caso del sector energético, puesto que creen que el BCE se dirige hacia una “normalización” de la política monetaria, tras años de tipos negativos o en el 0%, que permitirá a los grupos financieros recuperar una rentabilidad muy castigada. Y añaden que se tardará al menos un año hasta que se refleje la mejora en sus cuentas. Pero para el Ejecutivo está claro: la banca es uno de los vencedores de esta crisis.

El texto que presentó el PSOE y Unidas Podemos contempla gravar con un 4,8% sobre el margen de intereses y las comisiones netas de las entidades en España, aunque la negociación entre los grupos políticos puede culminar con cambios en la ley. Entre las principales demandas del sector, según fuentes financieras, está suavizar el impuesto —traducido: bajar el tipo impositivo—. El nuevo entorno permitiría matizar esa cuestión: con el impulso que tomarán los beneficios de la banca, la recaudación se irá por encima de lo esperado. Según los cálculos de EL PAÍS, el impuesto superará con creces la previsión del Gobierno, por lo que hay margen para ajustar a la baja el tipo impositivo, al menos hasta un 4,5% (incluso en ese nivel los ingresos serían mayores de lo previsto).

Incremento en 2023

Para realizar este cálculo, se ha recopilado la cifra del margen de intereses y comisiones netas de 2021 de las entidades cotizadas (Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell, Bankinter y Unicaja), además de la cantidad conjunta de las cuatro restantes, que en principio también tendrían que hacer frente al impuesto (Kutxabank, Abanca, Ibercaja y Cajamar). De ahí se deducen unos ingresos públicos extra de unos 150 millones en 2023 y de más de 350 millones en 2024. “La base del cálculo de 2022 recogerá algo de la subida de tipos, pero no mucho. El gran beneficio estará en los ingresos de 2023″, explica Elena Iparraguirre, directora de Estudio de Bancos en España de S&P.

Estos datos, según fuentes financieras, variarán en función del contexto económico y de movimientos en las cuentas de resultados. Es decir, falta por ver la evolución de estas partidas ante el encarecimiento de la financiación y el freno del consumo esperado. Las entidades, además, han comunicado la sensibilidad de una primera subida de 100 puntos básicos en su margen de intereses. Es decir, en cuánto aumentarán sus ingresos. Pero no han facilitado el aumento que supondría una subida de otros 100 puntos adicionales. Y en la práctica, esa ganancia no es lineal. “No funciona multiplicar por dos porque a partir de determinado momento las alzas empiezan a repercutirse a la remuneración del pasivo. Se ofrece una retribución más alta en cuentas corrientes no remuneradas o de baja remuneración a depósito, entre otros”, añade Iparraguirre.

Fuentes bancarias inciden asimismo que el aumento del riesgo de impago recortaría un hipotético beneficio extraordinario del sector ante la necesidad de incrementar provisiones. Leopoldo Torralba, economista de Arcano Economic Research, no ve una gran amenaza por ahora. “El riesgo está en si el BCE se pasa de frenada y deteriora en exceso la economía”, sostiene.Este posible aumento de provisiones solo restaría en el resultado de la entidad y no en la cifra del margen de intereses, que es la que grava el impuesto. Es decir, para el Gobierno la ganancia sí será casi neta. Pese a ello, es evidente que los bancos verán crecer su beneficio, solo falta por concretar en qué medida.

Discriminación entre bancos

Otro de los puntos en los que se centra el sector en sus conversaciones con los grupos parlamentarios para reclamar la modificación de la norma es la discriminación que se realiza entre bancos. El gravamen recaerá solo sobre las entidades que sumen en margen de intereses y comisiones en 2019 al menos 800 millones en España, lo que deja fuera, por ejemplo, a ING, Deutsche Bank y WiZink, entre otras, y pone en duda qué ocurrirá con BNP Paribas. “Supone una desventaja del sector español con los competidores internacionales, ya que otros países no exigen el impuesto. Además, las fintech tampoco estarán sometidas al gravamen”, insisten fuentes del sector.

Las patronales de bancos y cajas han criticado desde el inicio otros efectos nocivos que, a su juicio, tendrá la aplicación del tributo. A esas demandas se ha sumado el Grupo Europeo de Cajas de Ahorros. “La reciente decisión de algunos países de la UE de imponer nuevos impuestos sobre el sector bancario reducirá aún más su capacidad de préstamo a empresas y particulares”, sostuvo. En eso insisten las entidades en España. “El impuesto será malo para la economía porque supondrá 50.000 millones de euros de crédito menos, restará vigor a la economía y se traducirá en menor empleo”, argumentan fuentes financieras.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Spanish Property & News