Connect with us

Compañías eléctricas

Claves | Así Es El Mecanismo Con El Que El Gobierno Aspira A Rebajar El Precio De La Luz De Hogares Y Empresas

Published

on

claves-|-asi-es-el-mecanismo-con-el-que-el-gobierno-aspira-a-rebajar-el-precio-de-la-luz-de-hogares-y-empresas

España y Portugal incorporarán este sábado a su legislación, en forma de decreto, el límite al precio del gas natural y el carbón que alimentan las centrales térmicas. Con esta medida, que cuenta con el visto bueno “preliminar” de la Comisión Europea —aún no del definitivo—, ambos Gobiernos aspiran a rebajar sustancialmente el recibo de la luz de hogares y empresas. Un ahorro que será, eso sí, mayor en el caso español, por el propio diseño del sistema. Estos son los puntos más importantes de la medida:

¿Cómo funciona?

El mercado eléctrico español es de tipo marginalista: el precio de la luz lo fija, en cada tramo horario, la fuente de producción más cara. Dado que el brutal encarecimiento del gas en el último año, en el que ha quintuplicado su cotización, es el principal factor del estirón de la factura de la luz, limitar su precio —a 40 euros por megavatio hora (MWh) en un principio, y a 48,8 en la media de los doce meses de vigencia del mecanismo, frente a los casi 75 euros actuales— frenará en seco la escalada. Y se reducirá la sobrerretribución del resto de tecnologías de generación, para las que el coste no ha variado y sus ingresos, en cambio, se han disparado.

La diferencia entre el precio del gas en el mercado y el tope —si se aplicase mañana: 35 euros por MWh, 75 euros menos 40— la abonará el propio sistema. Es decir, los consumidores. Sin embargo, el beneficio para ellos de bajar el precio marginal es tan grande que en términos netos saldrán claramente beneficiados.

¿Cuándo se notará en la factura?

Aún pasarán semanas antes de que la medida tenga incidencia directa sobre el recibo mensual de la luz. Tras el visto bueno preliminar de la Comisión Europea, todavía falta su consentimiento final. Una vez publicada en el BOE este sábado —también en su equivalente portugués, el Diário da República—, pasará “una semana, 10 días o dos semanas”, según la vicepresidenta tercera del Gobierno español y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, hasta que sea un hecho. El motivo de este retraso es ese visto bueno definitivo del Colegio de Comisarios de la UE, que velará por que ambos boletines oficiales reflejen exactamente lo pactado de forma preliminar entre Madrid, Lisboa y Bruselas. Sin ningún cambio ni añadido.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.

Suscríbete

Más allá de lo que pueda demorarse el Ejecutivo comunitario, el decreto establecerá un segundo plazo a escala interna: las empresas eléctricas dispondrán de cinco días para adaptarse a los cambios, y los operadores del sistema, de otros siete. Incluso si en Bruselas se dieran mucha prisa, el límite al gas no entraría en vigor hasta el 1 de junio.

¿Cuánto bajarán los precios?

Mucho. Tanto el Gobierno como los expertos independientes consultados en las últimas semanas por este diario creen que el precio medio diario de la luz en el mercado mayorista (común a ambos países) pasará de los cerca de 200 euros por MWh de hoy a entre 120 y 130 euros por megavatio hora. Es decir, una rebaja superior al 30%. En esa horquilla, el Ejecutivo incluye ya las compensaciones al gas a cargo del propio sistema.

¿A qué clientes afectará?

A casi todos. Aunque en un principio se barajó la opción de que esas compensaciones recayeran sobre los clientes del mercado libre —que han tenido precios estables y que, por tanto, no han sufrido tanto la escalada reciente—, de forma que no solo no se verían beneficiados sino que sufrirían un perjuicio, el esquema final no es así. “La reducción beneficiará a todos los consumidores de electricidad: los del PVPC [la tarifa regulada] lo notarán inmediatamente. Y los que tienen contratos con precios fijos lo percibirán si los renuevan o los cambian durante el año de vigencia del mecanismo”, apunta el Ministerio de Transición Ecológica. “Únicamente los consumidores con contratos a precios fijos a largo plazo que venzan después del año de aplicación de la medida no se verán afectados”.

El 37% de los hogares españoles y el 70% de los consumidores industriales están en el PVPC, según las cifras aportadas por Ribera, y experimentarán una “reducción inmediata” en sus recibos. “Para los demás consumidores, con contratos de precio fijo, la rebaja final dependerá de las condiciones pactadas con la compañía eléctrica, pero obtendrá precios más bajos porque la medida reduce los precios mayoristas que sirven de referencia”.

¿Por qué un año?

Para poder pasar con cierta holgura los meses más duros del próximo invierno, cuando la demanda de gas en el hemisferio norte se dispara y los precios suben en consonancia. El “cortafuegos” —ese el término que utiliza el Ministerio para la Transición Ecológica español— frente a lo que pueda suceder en los mercados internacionales será de 12 meses a contar desde que Bruselas dé el visto bueno definitivo.

¿Por qué tiene importancia más allá de lo energético?

Con la inflación cabalgando por encima del 8%, un valor inédito en décadas —y el más alto en 30 años para un mes de abril—, la medida es fundamental para atajar el IPC. Uno de los componentes que más ha presionado al alza este índice en los últimos meses ha sido la electricidad y, dado que en su cálculo solo se tiene en cuenta la evolución de la tarifa regulada, la bajada debería ser inmediata.

¿Qué pasa con las interconexiones con Francia?

La propuesta inicial de España y Portugal incluía un sistema de doble casación de precios que evitaba que los consumidores del resto de países miembros pudieran beneficiarse del mecanismo que abarata la electricidad en la península Ibérica. Este mecanismo se acompañaba, además, de restricciones a la exportación eléctrica. Pero estas precauciones se han caído durante la negociación con la Comisión Europea, y ambos países acabarán vendiendo electricidad subsidiada a Francia y al resto de Europa.

Sin embargo, hay dos factores para pensar que el impacto real de esa subvención sobre el bolsillo de los consumidores peninsulares será escaso. El primero es la baja tasa de interconexión —ese fue, de hecho, el principal argumento con el que Madrid y Lisboa lograron sacar adelante la llamada “excepcionalidad ibérica”— lo que limita de forma natural los volúmenes a intercambiar. El segundo es una novedad: la Comisión Europea permitirá que una parte de las rentas de congestión, que capturan la diferencia de precio entre el mercado hispanoluso y el francés, se destine a compensar a hogares y empresas por esa subvención involuntaria al país vecino.

¿Seguirán otros países la senda de España y Portugal?

El interés es máximo, pero muy pocos pueden demostrar ante la UE —como ha hecho la península Ibérica— su condición de isla energética, tanto por el bajo nivel de interconexiones como por la elevada penetración de las energías renovables. Con todo, el Gobierno español cree que su plan puede acabar abriendo una espita por la que transiten otros Estados: “Si funciona, habrá otros Estados miembros que se lo planteen”, decía Ribera en una reciente entrevista con EL PAÍS. “El modo en el que hemos abordado esta cuestión tiene pocos precedentes, si es que hay alguno. Es extraordinario, y muy significativo, que Europa lo haya autorizado y que las propuestas que hemos hecho estén inspirando la reacción europea a este entorno de volatilidad en los precios”, añadía este viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

¿Cuál será el impacto del acuerdo en Portugal?

Tras la aprobación del nuevo mecanismo de precios en un Consejo de Ministros extraordinario, el titular de Medio Ambiente y Acción Climática de Portugal, Duarte Cordeiro, defendió que permitirá distribuir los beneficios de forma justa entre los consumidores. “Limita la escalada de precios, protege a quien está más expuesto y socializa los costes y los beneficios”, dijo en una rueda de prensa en Lisboa en la que calificó la medida de “inédita e incluso histórica”.

Aunque en paralelo también serán los consumidores los que pagarán la compensación a las centrales de ciclo combinado si hay diferencia entre el precio de referencia y el del gas natural comprado para producir electricidad. Cordeiro no concretó cómo se trasladará esto a las facturas de los clientes, aunque obligará a la Entidad Reguladora de los Servicios Energéticos (ERSE), que fija las tarifas reguladas, a una actualización.

El ministro luso indicó que, si la medida hubiera estado en vigor desde enero, se habría ahorrado un 18% en la factura eléctrica en Portugal. El ahorro futuro será también para los consumidores con tarifa fija (mercado libre), ya que los contratos que se renueven a partir de ahora se beneficiarán de la reducción de precios del gas.

¿Por qué la luz es más cara en España que en Portugal si el mercado es el mismo?

El primer motivo es el escaso número de consumidores con tarifa regulada. Casi 5,45 millones de consumidores portugueses (el 85,4% del total) están en el mercado libre y pagan precios pactados en contrato con sus comercializadoras de energía, lo que les ahorra oscilaciones bruscas en la factura. Pero tampoco los 927.449 clientes que estaban en el mercado regulado en enero pasado (último boletín de la ERSE) han sufrido el mismo impacto en la factura de la luz debido al alza del precio del gas que los consumidores españoles. Esto se debe a la formación de la tarifa. En Portugal, las tarifas reguladas se fijan anualmente por la ERSE, que puede revisarlas cada trimestre, mientras que las tarifas españolas del mercado regulado (PVPC) están ligadas directamente al comportamiento horario del mercado mayorista.

¿A cuánto asciende la diferencia entre los consumidores de los dos países ibéricos?

El último informe del ERSE que analiza los precios se refiere al segundo semestre de 2021. En ese periodo, los precios de la electricidad en España superaron a los de Portugal entre el 12% (segmento no doméstico) y el 27% (sector doméstico). Por el contrario, Portugal se encuentra entre los países de la Unión Europea con una de las tarifas eléctricas con mayor peso de las tasas e impuestos para los clientes domésticos (representa el 46% de la factura frente al 33% de España).

Compañías eléctricas

España Y Portugal Remiten A Bruselas El Detalle De Su Plan Para Rebajar La Luz

Published

on

espana-y-portugal-remiten-a-bruselas-el-detalle-de-su-plan-para-rebajar-la-luz
La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, esta semana en el Parlamento Europeo.
La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, esta semana en el Parlamento Europeo.Jean-Francois BADIAS (AP)

La Comisión Europea ya tiene en su haber los detalles de la propuesta hispano-lusa para limitar el precio del gas y rebajar así la factura de la luz. El Ejecutivo comunitario ha confirmado la recepción del papel en el que los Gobiernos de Pedro Sánchez y António Costa desglosan los flecos técnicos que quedaban por cerrar para recibir el visto bueno definitivo del Ejecutivo comunitario para su puesta en marcha definitiva. Bruselas estudiará la propuesta por la vía de “urgencia”. La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, contaba con haber sometido la semana pasada el pacto —que ya tiene el visto bueno político— a consideración del Consejo de Ministros, pero el retraso en la negociación con Portugal provocó un retraso respecto al calendario inicial.

“La Comisión ha recibido ahora información de las autoridades españolas y portuguesas, que evaluará lo antes posible. Sobre la base de la información proporcionada por España y Portugal, los contactos continuarán a nivel técnico”, ha declarado este viernes una portavoz del departamento comunitario de Competencia. El Ejecutivo de Ursula von der Leyen “mantiene su compromiso de evaluar con urgencia si las medidas temporales de emergencia en el mercado de la electricidad propuestas por España y Portugal se ajustan tanto a las normas sobre ayudas estatales de la UE como a la ley del mercado interior de la energía, en el marco del acuerdo político en principio alcanzado en el pasado semanas”, ha agregado.

España y Portugal recibieron a finales de marzo la luz verde del resto de socios europeos a su propuesta de poner en marcha medidas específicas de intervención del mercado eléctrico. Lo hicieron alegando tanto su condición de isla energética, dadas las escasísimas interconexiones con el resto del continente, vía Francia; como la elevada penetración de las renovables, con una de las tasas más altas de la Unión. Este último factor es fundamental, ya que provoca que la brecha entre el coste medio de generación y el coste marginal (el que fija la tecnología más cara en cada franja horaria) sea particularmente alto.

El plan español pasa por limitar —primero a 40 euros por megavatio hora (MWh), después a 50— el precio del gas natural y el carbón que nutren las centrales de generación eléctrica. Con ese tope, cuyo coste será asumido por los propios consumidores en un complejo sistema que les permitirá salir claramente beneficiados en términos netos, el coste de la luz en el mercado mayorista debería bajar hasta el entorno de los 130 o 140 euros por MWh, frente a los más de 200 actuales. Esta sustancial rebaja tendrá incidencia sobre los clientes que cuenten con un contrato regulado (aproximadamente el 40% del total) no así para aquellos que tienen una tarifa del mercado libre, que probablemente se vean penalizados.

“Tras semanas arduas de negociaciones técnicas, España y Portugal enviamos a Bruselas la propuesta conjunta del mecanismo de tope de precio de la electricidad que confiamos será la definitiva. Esperamos contar pronto con el visto bueno preliminar de la Comisión Europea para poder ponerla en marcha a lo largo de los próximos días”, ha afirmado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.

Suscríbete

Gasoducto con Francia

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha defendido este viernes en la reunión del Círculo la “importancia geopolítica” de implementar un gasoducto entre España y Francia para reducir la dependencia energética de Rusia. Von der Leyen, que ha recibido en la capital catalana el premio Construcción Europea otorgado durante la reunión anual del Círculo de Economía, ha destacado ante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la capacidad de España, y en concreto de Cataluña, de convertirse en un centro estratégico para la transformación energética de Europa, informa Gonzalo Moncloa.

“Toda Europa se ha dado cuenta de que tenemos que reducir nuestra dependencia de la energía rusa”, ha argumentado Von der Leyen, que también ha destacado la importancia de la conexión gasística entre Portugal, España y Francia, lo cual representa un proyecto “más solvente” ante los “chantajes” de Rusia.

Continue Reading

Compañías eléctricas

El INE Se Reúne Este Miércoles Con Las Eléctricas Para Revisar El Cálculo De La Luz En El IPC

Published

on

el-ine-se-reune-este-miercoles-con-las-electricas-para-revisar-el-calculo-de-la-luz-en-el-ipc
Sede del Instituto Nacional de Estadística (INE), en la calle del Capitán Haya, número 51 de Madrid.
Sede del Instituto Nacional de Estadística (INE), en la calle del Capitán Haya, número 51 de Madrid.Luis Sevillano

La inflación es el dato del momento: roza el 10% interanual, alcanzando máximos no registrados en casi cuatro décadas. En esos niveles recorta la capacidad de consumo de los hogares; estrecha los márgenes y beneficios de buena parte de las empresas, y todas las actualizaciones de rentas, prestaciones o sueldos se hacen teniendo en cuenta cuánto se pierde sobre el Índice de Precios de Consumo (IPC). Por eso importa tanto medirlo bien, máxime cuando en España se están observando unas subidas de precios mayores que en el resto de la zona euro. Una parte de esta brecha puede explicarse por la tarifa regulada de la luz, que está directamente ligada al precio de la subasta diaria mayorista y, por tanto, es mucho más volátil y se está viendo mucho más afectada por la escalada de precios energéticos. En menor medida influyen otros factores como que la energía pesa un poco más en la cesta de la compra española o que los carburantes tienen en España una carga menor de impuestos y eso provoca que la subida de la materia prima se repercuta con mayor intensidad.

Pero otro motivo que tiene bastante importancia y que ha estado esgrimiendo el Gobierno es la forma en que el Instituto Nacional de Estadística está midiendo el precio de la luz. Hasta ahora el INE solo estaba usando la tarifa regulada para calibrar el precio de la electricidad en el IPC. Pero solo un 40% de los hogares se encuentra en esa tarifa directamente vinculada a los precios diarios mayoristas. El 60% restante tiene contratada la tarifa libre, cuyos precios son negociados con las empresas y suelen ser algo más estables, aunque a la larga sean por lo general más caros que la regulada. Es decir, en principio si se incorporasen estos precios liberalizados probablemente la subida registrada desde el pasado verano sería menor. De ahí que el Ejecutivo haya insistido en que se revise cuanto antes esta medición.

El presidente del INE, Juan Manuel Rodríguez Poo, ha señalado a preguntas de EL PAÍS que este miércoles se reunirá con las compañías eléctricas para recabar datos que le permitan recalcular el IPC teniendo en cuenta el precio de la luz en el mercado libre. “Nos reuniremos con algunos proveedores para ver en qué estado están nuestras peticiones porque en este momento no disponemos de los datos necesarios para realizarlo”, explicó. Rodríguez Poo todavía no avanza cuándo podrán incorporar la información sobre las tarifas liberalizadas, pero espera que el cambio “se manifieste a corto plazo”, apuntó.

Según expertos consultados, el problema reside en que las empresas tienen datos de facturación pero no de precios. Y en la facturación hay otras variables que no son el precio como las cantidades consumidas, las ofertas, los horarios del día, las revisiones del contrato o el número de días al que se refieren. Para calcular el IPC incluyendo la tarifa libre, el INE solo puede usar el dato del precio que hasta ahora no han brindado las eléctricas.

Además, las estadísticas de las compañías eléctricas no desagregan entre los consumidores que son empresas y los que son familias. Y para el IPC solo se pueden utilizar los precios de los hogares. En tercer lugar, cabe la posibilidad de que las empresas estén remoloneando porque no quieran dar a conocer sus precios. Así que la reunión del INE servirá para comprobar hasta qué punto quieren cooperar.

Otra cuestión distinta es si realmente el cambio serviría para modificar en gran medida el dato de inflación. El IPC suele cambiarse cada cierto tiempo para rehacer los pesos y los productos incluidos en la cesta de la compra. Pero nunca hasta ahora se había corregido la serie incorporando nuevos datos para ver cómo había evolucionado antes. Además, la subida de precios en la tarifa regulada ya se ha producido y probablemente no debería repuntar más. En cambio, la tarifa libre todavía tiene que reflejar el fuerte incremento registrado y al incorporarla podría hacer que el IPC escale todavía más en los próximos meses. En consecuencia, no está nada claro cómo podría quedar.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.

Suscríbete

El servicio de estudios de La Caixa ya intentó hacer una aproximación sobre cuánto cambiaría el dato de inflación al computar la tarifa libre: el año pasado en media anual habría sido un punto más baja, según calculaba a partir de recibos domiciliados en la entidad. Sin embargo, el INE criticó el estudio porque los recibos no distinguen entre precios y cantidades consumidas. “El INE continúa trabajando con las compañías eléctricas con el objetivo de alcanzar un sistema que permita obtener la información que se adapte a los requerimientos del IPC. Mientras tanto, el índice que se publica es absolutamente correcto y goza de todas las garantías nacionales e internacionales de precisión y fiabilidad”, concluía la nota que publicó el instituto estadístico para responder a los números de La Caixa.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Continue Reading

Trending