Connect with us

Andalucia

Despite the bright lights of Malaga, searching for that ‘Christmassy feeling’ in Spain seems harder than ever this year

Published

on

IT’s beginning to look a lot like Christmas. The tell tale signs are all here- cosy coats, the kitsch jumpers, lots of lights, bows, Santa hats and, er, face masks.

This year marks my second Christmas alone and abroad, and every day my phone pings with a message from mum back home in snowy Scotland asking: “Do you feel it?” or “Have you felt it yet?” – it, of course, being that Christmassy feeling. 

Maybe it’s only Brits who really succumb to it, somewhat inevitably after spending all year bottling up our emotions and not allowing our stiff upper lip to wobble. Or perhaps the weather is to blame? Following countless dark mornings and freezing nights cracking up the heating, it’s no wonder we’re scrambling for a cheerful reason to get out of our cosy beds by the time December hits.

And boy do we go all out. Brits do everything they can to feel ‘Christmassy’, hungrily searching for that maddening, swelling build up of emotion that causes us to spend too much money,  coo at stranger’s children in Christmas jumpers and collectively lose our minds at the first whiff of pine tree. 

Instead of skipping TV ads, we bring out the tissues and embrace a tsunami of emotion. We crave sentimentality, the sight of old friends in a pub, brisk cold walks and the warble of Mariah Carey. 

This year, however, I’m in Spain and, frankly, I’m just not merry yet. Maybe it’s that I am still wearing SPF and the sun is still outshining the sparkling lights strung up around the palm trees. Or perhaps it’s the aforementioned masks dulling the Christmas spirit. 

Still, I’m determined to manifest that festive feeling in myself somehow and so I grab a pal and together we pledge to embark on an all-out hunt for Christmassiness.

We head to Malaga, one of Spain’s largest cities and a Mecca for all things Christmas. We’re told that the entire place has been transformed into a winter wonderland (or as close as we’ll get to one in the Costa del Sol) with ginormous arm ways stuffed with lights and more Christmas cheer than you could shake a candy cane at. 

Visiting the Christmas lights in the midst of a pandemic is an odd choice, I’ll admit, and I had visions of all the streets being empty save for some reindeer dioramas and some tetchy Santas with empty laps, twirly their beards in boredom. Perhaps a stray piece of tinsel blowing like tumbleweed down an empty high street. 

How wrong I was. For all the government’s advice that we should stay Ho Ho Home this December, the streets of the city were bursting with Christmas shoppers and glistening with consumerism at every turn. Any other year I would be choking up at the sight of happy families and the buzz of a Christmas crowd but instead my blood runs cold.

This is the most people I’ve seen together in the street in almost 12 months and processing so many faces feels overwhelming. I pinch my mask a little higher and agree with my friend to keep to the quiet streets as best we can. 

We start at the Taberna La Gloria, a chichi beer garden next to the Picasso museum.  It’s Saturday evening and the place is thronged with a stylish young professional crowd, many drinking Baileys, barrelling through tapas at an alarming rate. We’ve got to work fast to order our gambas pil pil – all I can think of is the mayhem that will descend at once the clock strikes 12. Like COVID Cinderellas we race away fast, leaving only empty G&T glasses in our wake. 

We decide to take a stroll through the glittering arch of Christmas lights that illuminates Calle Larios and while everyone we meet is full of seasonal cheer,  I still don’t feel ‘it’. The crowds make me feel anxious – I haven’t seen so many young people gathering in months – and I am eager to get back to quiet Estepona with it’s empty cobbled roads and socially distanced pensioners. 

christmas decoration in the street of estepona andalusia spain
Estepona

In fact, it’s not until a couple of days later, when I arrive back in the old town of Estepona that I feel a familiar sense wash over me. I decided to lace up my running shoes and jog by the gorgeous white washed buildings glistening with fairy lights and tarted up in wreaths and bows. 

It’s dark when I race towards Plaza del Reloj and the bandstand looks incredible, garbed up and bejewelled in thousands of twinkling white lights. Round the corner, hidden inside the crumbling remains of Castillo de San Luis I catch a glimpse of a glorious neon nativity before running towards Plaza del los Flores where dozens of gigantic sparkling baubles hang suspended midair. 

 I am cheered by the sound of a tinny brass band and a chorus of children’s voices rattling through the speakers on Calle Terreza and a stride further towards the beach front, not another soul in sight. 

It’s then when I see him, a man in red shorts with a wiry white beard jogging along the promenade. Of course up close, he doesn’t look much like Father Christmas at all, but for a brief second my heart soared, believing in the potential magic of the moment I caught Santa on his nightly run. 

 “Hola,” he says as we pass one another, peeking up the gap between his cap and mask. I beam back at him, “Feliz Navidad!”

We may be running 6ft apart, but finally I feel close to Christmas.

READ ALSO:

Aeronáutica civil

Los Helicópteros Del Narco ‘Samy’, Material Escolar

Published

on

El único capricho que Samy se daba cuando viajaba a España para organizar sus portes de hachís era comer kebabs. Los guardias civiles que le vigilaban de cerca se llegaron a acostumbrar a su dieta, repetida allá donde se recluyese. El joven francés de 28 años solo se hacía esa pequeña concesión en su milimétrica organización logística de identidades falsas, reservas de hotel de una sola noche o alquileres de pisos de los que apenas salía. El objetivo primordial de Samy era que la droga acabase en París, tras atravesar el Estrecho de Gibraltar en peligrosos vuelos de helicópteros y cruzar la frontera francesa oculta en portes de camiones de azulejos. El celo le funcionó, hasta que hace semanas acabó detenido junto a otros diez colaboradores de su mafia. Ahora, las aeronaves que usaba para su negocio criminal sirven ―a la espera de que se celebre el juicio― para hacer prácticas a los estudiantes de aeronáutica de Sevilla.No ha pasado ni un mes desde que Samy puso fin a sus viajes de hachís y kebabs y ya uno de los tres helicópteros que usaba su banda, un Alouette II negro —diseñado con fines militares de mediados del siglo XX y valorado en más de 150.000 euros—, está en el patio del Instituto Tecnológico Superior ADA-ITS de Sevilla, empleado en un fin bien distinto. Casi una decena de alumnos de aeronáutica de ciclos formativos de grado superior y bachillerato revisan la aeronave en una fría mañana de enero, bajo la atenta mirada del instructor José Antonio Rodríguez. Media hora después, el profesor desprecinta el último remolque que les ha llegado de la Guardia Civil. Dentro, otro Alouette II —este, rojo— aún está enganchado a un ingenioso sistema de motor alimentado por energía solar que hacía posible a los narcos desplegar la máquina con rapidez en cualquier lugar.Emplear aeronaves para traer hachís desde Marruecos a través del Estrecho es un método sofisticado, caro y conocido por la Guardia Civil desde 1998, pero que las mafias han incrementado en los últimos tiempos. Que se lo digan a Javier Fernández, director de ADA-ITS, el instituto concertado con más de 600 alumnos que, desde 2013, sirve como depositario judicial de estas máquinas. De los 11 aviones, avionetas y helicópteros que tenían en 2018 han pasado a una veintena, con las tres nuevas incorporaciones de la operación Copa-Sucre, en la que ha acabado detenida buena parte de la banda francesa de Samy.Ese empleo delictivo que los aparatos tuvieron antes de llegar al instituto forma parte, incluso, de la lección de sus profesores. “Somos el único instituto que usa el material delictivo para educar. Estamos orgullosos de contarlo a los alumnos porque tiene un componente educativo. El juguete del narco sirve ahora para esto”, resume Fernández. El Alouette II verde ofrece pistas sobre sus dueños: “Este no les dio tiempo ni de usarlo. Está perfecto, ha llegado de un centro de acondicionamiento”, explica Rodríguez. Pero esa pulcritud es una rareza, asegura Víctor Reina, uno de alumnos: “Algunos tienen muchas chapuzas y adaptaciones”. Y ni siquiera ese es el mayor peligro al que se enfrentan los narcopilotos. “El espacio aéreo”, añade el instructor, “está reglado con rutas y planes de vuelo con antelación, pero ellos vuelan sin él, sin luces y a muy baja cota para no ser detectados por los radares. Es muy peligroso”.La banda en la que Samy hacía el papel de jefe logístico no quería errores y buscó a Vilson, un piloto albanés “curtido en vuelos”. Este ganaba entre 30.000 y 40.000 euros por trabajo, explican fuentes de OCON Sur, el mando de la Guardia Civil para luchar contra el narcotráfico en Andalucía que ha llevado la investigación, dirigida por el Juzgado de Instrucción 1 de Málaga. Vilson aprovechaba las noches para volar con un combustible mínimo, sorteando las torres y cables de electricidad en tierra y a pocos metros de altura en el mar, esquivando el constante tráfico de portacontenedores del Estrecho. A cambio, la mafia conseguía transportar “entre 200 y 300 kilos de hachís”, embarcados en todo el espacio disponible de la pequeña cabina y en dos cestas exteriores. La cantidad es menor de la que mueven las potentes narcolanchas (en las que caben más de una tonelada de hachís), pero el viaje resulta más discreto, rápido y directo que por el mar.En total, los investigadores se han incautado de 2,4 toneladas de hachís y 112 kilos de marihuana en los distintos golpes a la banda acometidos en Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Narbona (Francia). Aunque los responsables de OCON Sur atribuyen a Samy un papel clave en la organización, gracias a su pulcritud para la logística necesaria, saben que aún quedan superiores suyos por detener.Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.SuscríbeteMientras los policías franceses siguen tras la pista de los jefes, sus helicópteros hace semanas que iniciaron una vida educativa en Sevilla que se prolongará, como mínimo, hasta que un juicio pruebe o no la culpabilidad de sus dueños. En ese lapso andan inmersas también casi todas las aeronaves depositadas después de otras seis operaciones contra el narco. Por ahora, en el instituto aseguran que no tienen problemas de espacio. Rodríguez incluso se permite lanzar un deseo, entre la broma y la realidad: “Necesitamos un avión de turbina. A ver si pillan a un narco que se gaste el dinero en eso”.Contenido exclusivo para suscriptoresLee sin límites

Continue Reading

Agricultura

Los Agricultores De Doñana Rompen Su Histórica Unidad Ante La Polémica Propuesta De PP, Cs Y Vox De Aumentar El Suelo Regable

Published

on

El daño al acuífero sobreexplotado de Doñana tiene detrás un pequeño ejército de agricultores que durante décadas ha abierto un pozo ilegal tras otro para mantener sus invernaderos de fresas, pese a que la guardería fluvial les cerraba las extracciones. Hasta ahora el sector había amparado las captaciones clandestinas, pero ese silencio cómplice se ha roto y la asociación de 300 agricultores de Almonte ha abandonado la Plataforma de los Regadíos del Condado, que defiende la legalización de las fincas de los agricultores sin permisos de riego, porque considera que les perjudica. Con este movimiento se quiebra en Huelva la histórica unidad de los 1.300 productores del denominado oro rojo, que en 2021 movió 1.186 millones.Esta plataforma –ahora dividida– logró que el PP, Ciudadanos y Vox presentaran en el Parlamento andaluz hace dos semanas una proposición de ley para aumentar el suelo agrícola regable en 1.460 hectáreas. Pero la iniciativa choca con una agria realidad: no hay agua para que el regadío crezca. El acuífero está bajo mínimos y declarado “sobreexplotado” por el Gobierno, las reservas de los pantanos al 28% y las perspectivas de lluvias venideras son muy negras. Ante el panorama de escasez actual y el que se avecina, los 300 agricultores de Almonte han dicho basta porque ven peligrar la viabilidad de sus invernaderos ante los recortes venideros en los derechos de agua, al sumarse 1.460 hectáreas más a una tarta –la del agua– cada vez más exigua.“Los agricultores de Almonte consideran que esta plataforma en defensa de los regadíos desde hace tiempo no defiende los intereses generales de todos los regantes, sino más bien los intereses particulares de una minoría”, reza el comunicado de la asociación de agricultores Puerta de Doñana, a la que apoya el Ayuntamiento de Almonte (gobernado por Mesa de Convergencia y PSOE). Los agricultores almonteños poseen unas 4.000 hectáreas de invernaderos, el 52% de las hectáreas de la comarca del Condado de Huelva –productora del 80% de toda la fresa onubense– y el 65% de los terrenos de la comarca que dependen de la cuenca del Guadalquivir, que padece escasez frente a la de los ríos Tinto y Odiel.“La proposición de ley es cuando menos inoportuna y supone poner en guerra a la agricultura intensiva con el espacio natural y los ecologistas, cuando el plan de la fresa [que pretende cambiar la derecha andaluza] está todavía en fase de regularización. Todavía no hemos acabado de regularizar y ya quieren más [hectáreas]”, se lamenta un directivo de la asociación que pide anonimato. En el entorno de Doñana hay 800 hectáreas de invernaderos pendientes aún de ser regularizadas y obtener permisos de riego, al margen de las 1.460 que se pretenden añadir al suelo agrícola regable de la zona. A la asamblea de la asociación que la tarde de este lunes decidió romper con la plataforma asistieron una treintena de dirigentes y cargos de comunidades de regantes.La asociación de agricultores Puerta de Doñana, con tierras en Almonte pero también en los pueblos de Bonares, Lucena del Puerto y Rociana del Condado, se ha reunido con dirigentes del PP y Vox, y este miércoles lo hará con el PSOE y el viernes con Ciudadanos. En la reunión con los dirigentes populares, estos transmitieron a la asociación de agricultores que no eran conscientes de que la iniciativa parlamentaria pudiera perjudicar a nadie, y por eso les pidieron propuestas para presentar enmiendas a partir del 9 de febrero, cuando se abre el plazo, según la cúpula de la asociación. Manuel Andrés González, parlamentario del PP que presentó la proposición de ley, matiza: “Estamos abiertos a cualquier iniciativa que mejore la proposición de ley, pero para nada cambiaremos el trámite de urgencia en el Parlamento. Nuestro objetivo es que los agricultores que históricamente han cultivado esas tierras puedan volver a hacerlo”. Una portavoz de la Plataforma de regadíos aclara: “No vamos a hablar de la salida de miembros, tienen que hablar los que se han ido, no nosotros”.Romualdo Macías, presidente de la Plataforma de Regadíos del Condado de Huelva.PACO PUENTES (EL PAÍS)La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.SuscríbeteTanto la oposición política como las organizaciones ecologistas han acusado a los partidos que gobiernan en Andalucía y la ultraderecha de “engañar” a los agricultores y de buscar votos con promesas imposibles de cumplir en este año electoral. Sin embargo, si ese fuera el objetivo de la derecha andaluza puede que el tiro les haya salido por la culata.Los 300 agricultores almonteños son menos de la mitad de los 1.500 empresarios agrícolas que aglutina la plataforma, pero poseen la mayoría de las hectáreas de la comarca y dan empleo a muchos jornaleros de los cinco pueblos. Además, representan al municipio más poblado, Almonte, con 25.000 habitantes.El presidente de la asociación de comunidades de regantes de Andalucía (Feragua), Pedro Parias, evita condenar la proposición de ley pero resalta su carencia clave y pone el dedo en la llaga: “Esta propuesta habla de la calificación de los suelos pero no habla de agua, porque no lleva aparejada la disponibilidad de agua. No tiene sentido otorgar un derecho sin disponer de agua, porque afecta a los demás que sí lo tienen”.La guerra por el agua entre los agricultores de Doñana acaba de empezar. “Es como hacer una paella para ocho y que se presenten 14 a comer”, ejemplifica un líder que también pide preservar su identidad. El miedo se ha instaurado en la comarca desde que aparecieron amenazas de muerte contra agricultores que se oponen a la ampliación de regadío prevista por la Plataforma que hasta ahora representaba a todo el sector.Miguel Delibes: “Estoy decepcionado con Moreno”El reputado biólogo y presidente del Consejo de Participación de Doñana, Miguel Delibes, escribió a principios de enero una carta al presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (PP), para pedirle que diera marcha atrás en su iniciativa parlamentaria porque rompía “el consenso alcanzado”. Más de dos semanas después, Moreno ni siquiera le ha contestado. “Esperaba una respuesta porque le escribí cuando solo era un borrador [la proposición de ley], porque me parecía un error que debía corregirse. Siento decepción porque el Consejo de Participación que presido trabajó mucho para alcanzar un consenso y cuando hay un problema serio, hay que intentar limarlo. Es poco responsable y decepcionante presentar una alternativa que rompe el consenso que teníamos”, explica Delibes.El exdirector de la Estación Biológica de Doñana detalla que en sus conversaciones anteriores con Moreno, el líder popular siempre le ha animado a defender el consenso: “Siempre me ha manifestado que Doñana tenía que ser un objetivo común y que él defendía las políticas medioambientales”, añade.Moreno ha dicho desde Bruselas este martes que no prevé que la Comisión Europea imponga multas por el incremento de regadíos previsto que contraviene la sentencia del tribunal europeo. “Yo no veo que haya ninguna posibilidad de que haya sanciones (…). En este asunto se está generando una polvareda intencionada desde el punto de vista político, incluso faltando a la verdad”, ha dicho, según recoge Europa Press. A pesar de que la proposición prevé el crecimiento de 1.460 hectáreas de regadío al convertirlas en “suelo agrícola regable”, Moreno defiende que no se aumentarán los regadíos por el matiz de que esta declaración no supone que de manera inmediata consigan sus derechos de agua, que corresponden a posteriori a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, que depende del Gobierno central.Al margen de la carta de Delibes, la iniciativa parlamentaria de la derecha andaluza ha provocado que la Unesco reclame información a España sobre si afectará a la reserva, declarado Patrimonio de la Humanidad, y de igual manera la Comisión Europea indagará los efectos de la iniciativa sobre la biodiversidad de Doñana tras haber denunciado a España ante el Tribunal de Justicia de la UE y haber logrado la condena del Estado español por dañar el acuífero mediante la agricultura intensiva y el núcleo turístico de Matalascañas.Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Continue Reading

Andalucia

Un Hombre Mata A Su Mujer Y Se Suicida En Granada

Published

on

La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género ha confirmado que el crimen cometido en Fuentes de Cesna (Granada) donde un hombre ha matado a su mujer en la panadería que regentaban y se ha suicidado es un asesinato machista. La localidad de tan solo 400 habitantes es pedanía de Algarinejo, un municipio que se encuentra a 80 kilómetros de la capital. Los agentes acudieron después de que la encargada de la limpieza del local llamara al servicio de Emergencia 112 a las 6.20 de la mañana que, a su vez, alertó a la Guardia Civil de que había encontrado el cuerpo de la responsable de la panadería en el suelo. Fuentes cercanas a la investigación explican que su muerte se debe, en una primera valoración, “a heridas compatibles con arma blanca”, es decir, que todo indica que la mujer fue apuñalada. El delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, ha confirmado que la mujer asesinada se llamaba Mónica, y tenía 50 años.El presunto asesinato tuvo lugar en la planta baja del edificio, donde se halla la panadería. Cuando los agentes recorrieron el resto de la vivienda encontraron, en la planta superior, donde vivía la pareja, a un hombre muerto, cuyo nombre es Antonio, de 48 años. Las mismas fuentes aseguran que esta muerte se ocasionó por disparos de escopeta en la cabeza. En ese momento, según confirmó la subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López Calahorro, los agentes investigaban los hechos bajo la hipótesis de que se tratara de un caso de violencia de género. Algo que se ha confirmado. López Calahorro ha confirmado que el matrimonio tenía dos hijos de 20 y 27 años, uno de ellos estudiante, que se encontraban en Granada en el momento del asesinato.Tanto la subdelegada del Gobierno como Jorge Sánchez, alcalde de Algarinejo, han confirmado que no existían denuncias previas por violencia de género ni el hombre contaba con antecedentes al respecto. Es la segunda mujer asesinada por violencia machista de 2022, la número 1.128 desde 2003 y la número 39 en Andalucía.El 016 atiende a todas las víctimas de violencia machista las 24 horas del día y en 52 idiomas diferentes, al igual que el correo 016-online@igualdad.gob.es. También se presta atención mediante WhatsApp a través del número 600 000 016, y los menores pueden dirigirse al teléfono de la Fundación ANAR 900 20 20 10.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Spanish Property & News