Connect with us

BCE

La Economía Del Dolor Y Sus Beneficiarios

Published

on

la-economia-del-dolor-y-sus-beneficiarios
El presidente de la Reserva Federal (Fed) durante una intervención el 4 de mayo.
El presidente de la Reserva Federal (Fed) durante una intervención el 4 de mayo.BRENDAN MCDERMID (REUTERS)

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed), que dirige la política monetaria en Estados Unidos, ha reconocido que las decisiones de subir los tipos de interés para reducir la inflación supondrán “un cierto dolor” para hogares y empresas. Y advirtió que no restaurar la estabilidad de los precios “significaría un dolor mucho dolor”. En cualquier caso habrá sufrimiento.

En el análisis de Powell se echa en falta el reconocimiento de que la Fed ha fallado en su gestión de la inflación, cuyo descontrol empezó hace más de un año. Al principio consideró que era un fenómeno “transitorio” y no tomó medidas. Más tarde, el pasado febrero, vino la guerra de Putin contra Ucrania que ciertamente ha agravado las cosas.

El Banco Central Europeo (BCE) ha tardado quizá más en reaccionar. La realidad es que ambos bancos centrales han incumplido su mandato de mantener los precios en torno al 2%. En Estados Unidos la inflación se encuentra en el 8,5% y en la zona euro en el 9,1%. No han dado explicaciones por un fallo tan grave y costoso.

La inflación tiene raíces profundas. Hace cuatro décadas, el profesor Luis Ángel Rojo, explicando la inflación según el pensamiento keynesiano, indicaba que la determinación de los precios respondía a un entendimiento de los mercados dominados por importantes elementos oligopolísticos. Desde entonces el poder de los oligopolios (bancos, energéticas y tecnológicas) y su influencia sobre los precios se ha multiplicado.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES), con 60 millones de afiliados, ha señalado que en el último año los dividendos pagados por las empresas a sus accionistas han crecido siete veces más que los salarios. La organización se basa en el informe de Janus Henderson Global Dividend que destaca que los dividendos pagados por las empresas crecieron un 28,7%, durante el segundo trimestre respecto al año anterior, mientras los salarios lo hicieron un 3,8%.

En España, las diferencias son brutalmente escandalosas. Los pagos por dividendos crecieron un 97,7%, estimulados por los bancarios, mientras que los salarios subieron un 3,3%. Las medidas fiscales del Gobierno para compensar los beneficios extra de bancos y energéticas quedan muy modestas. Los empresarios deberían considerar que la sociedad no tolerará estos excesos. En el Reino Unido, el enfado ha provocado un movimiento de no pagar las facturas.

La economista Isabel Schnabel, perteneciente al Comité Ejecutivo del BCE, en una referencial conferencia titulada The globalisation of inflation ha señalado que los beneficios empresariales “han sido recientemente un contribuyente clave de la inflación interna”. Y que reconoce que “los trabajadores han soportado el peso del choque inflacionario, ya que el crecimiento del salario nominal se ha mantenido silenciado”.

Tras estos errores, los bancos centrales carecen de autoridad para recomendar moderación laboral para evitar que una subida de salarios provoque un espiral de precios. No se pueden pedir que los trabajadores renuncien sin más a perder poder adquisitivo. Cualquier propuesta debe ir acompañada de medidas fiscales y sociales que reduzcan drásticamente la desigualdad creada.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

BCE

Podemos Propone En El Congreso Limitar La Subida De Las Hipotecas Variables Para Familias Vulnerables

Published

on

podemos-propone-en-el-congreso-limitar-la-subida-de-las-hipotecas-variables-para-familias-vulnerables
Un anuncio de hipoteca variable en Madrid, en una imagen de archivo.
Un anuncio de hipoteca variable en Madrid, en una imagen de archivo.Kike Para

Podemos ha vuelto a desmarcarse de su socio de Gobierno este martes al proponer en solitario y a través del Congreso una limitación temporal a la subida de las hipotecas de tipo variable para aquellas familias en situación de vulnerabilidad. En un contexto de incertidumbre económica, con una inflación desbocada (por encima del 10% en junio, julio y agosto), la reciente subida de tipos efectuada por el Banco Central Europeo amenaza con disminuir aún más el poder adquisitivo de las familias. La propuesta del partido que dirige Ione Belarra, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, busca que los bancos ofrezcan de forma obligatoria a sus clientes hipotecarios la posibilidad de acogerse a una reducción, durante un año, del diferencial de las hipotecas de tipo variable a un 0,10% y sin que haya un aumento del plazo de amortización del crédito.

Según cálculos de la formación, esta medida supondría una reducción de la cuota mensual de entre 100 y 150 euros y “evitaría situaciones de morosidad o impago”. Fuentes parlamentarias explican que podrían optar a esta reducción las familias que tengan dificultades para afrontar el préstamo hipotecario, tomando como referencia los umbrales que se definieron para acogerse a las moratorias hipotecarias y arrendatarias durante la pandemia.

La intención de Podemos es que la propuesta, que fue remitida al PSOE este mismo lunes, pueda negociarse para que sea incluida en el próximo real decreto del plan de contingencia. “El grupo parlamentario de Unidas Podemos, ante la urgencia de la situación, va a registrar también la propuesta como Proposición de Ley en el Congreso en los próximos días”, señalan fuentes del grupo.

El encarecimiento del precio oficial del dinero por parte del BCE, que anunció la semana pasada la mayor subida de tipos de su historia, han provocado una rápida escalada del euríbor. Este, en su referencia a 12 meses, es el indicador que usan la mayoría de las hipotecas de tipo variable en España. Y si arrancó el año en negativo, llegó ya a superar el 2% la semana pasada. De hecho, en agosto se vivió el mayor encarecimiento de los préstamos que tenían que revisarse (normalmente se hace una vez al año, en el mismo mes en que se firmó originalmente el contrato) en más de dos décadas, con una cuantía que supera los 120 euros de promedio para una hipoteca media en España.

En Podemos señalan que este efecto todavía puede ir a más —de hecho, el BCE ha dejado claro que prevé subir más los intereses oficiales— con un impacto de las hipotecas que se revisen de hasta 200 euros al mes, según sus cálculos. “Un aumento de esta cuantía, de más del 30% de la cuota mensual en algunos casos, tiene la potencialidad de complicar enormemente la economía familiar. Esto no solamente significa que millones de familias en España van a tener mucho más difícil llegar a fin de mes, sino que además puede llevar a una situación de morosidad o incluso impagos masivos, poniendo en riesgo la estabilidad del sistema bancario, como ocurrió durante la crisis hipotecaria hace más de 10 años”, alerta la formación morada.

Ayuda durante un año

La idea consiste en que a las hipotecas variables, cuyo precio se calcula normalmente a partir del euríbor más un diferencial que depende de lo que hayan negociado prestamista y prestatario, tengan un diferencial de solo 0,10 puntos durante un año. Esta posibilidad, si se acredita la situación vulnerable de la familia que tiene el préstamo, debe ser obligatoriamente aceptada por la entidad bancaria, que lo comunicaría a su vez al Banco de España

Entre los requisitos, Podemos copia los que ya puso en marcha para algunas medidas adoptadas sobre vivienda durante la pandemia. En este caso, según el borrador de la propuesta, se trataría de que un particular tuviera unos ingresos inferiores a 1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), lo que equivale a algo menos de 12.160 euros anuales, o, si se trata de una familia, tres veces el IPREM (24.319 euros), aunque ese umbral sube si hay en el hogar mayores de 65 años o menores al cargo. En el caso de familias en las que algún miembro tiene una determinada discapacidad, los ingresos para acogerse a la medida llegarían hasta a cinco veces el IPREM (40.531 euros). Además de ese requisito, se debe acreditar que los gastos mensuales en vivienda (es decir, en la hipoteca más los pagos de suministros) superan el 30% de los ingresos familiares.

La propuesta, aunque ha sido transmitida al PSOE, lleva el sello exclusivo de Podemos. Y supone el enésimo pulso entre los socios de Gobierno en medidas sociales relacionadas con la vivienda. Sin ir más lejos, en el Congreso sigue pendiente la aprobación de la que sería la primera ley estatal de Vivienda, prometida a Bruselas entre las reformas que el Ejecutivo presentó para recibir fondos europeos. La semana pasada, Podemos lanzó la pelota al tejado de los socialistas, aireando tres propuestas que, según la formación de Belarra, permitirían aprobar rápidamente la norma si fueran aceptadas por sus socios.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Continue Reading

Banca

El Impuesto A La Banca Recaudará 500 Millones Más De Lo Previsto Por Las Subidas De Tipos

Published

on

el-impuesto-a-la-banca-recaudara-500-millones-mas-de-lo-previsto-por-las-subidas-de-tipos

La histórica subida de los tipos de interés del BCE del pasado jueves, de 0,75 puntos, ha beneficiado a los bancos, que han encadenado dos jornadas de fuertes avances en los mercados: las seis entidades cotizadas españolas en conjunto se apreciaron casi un 10%. Este efecto se debe a los ingresos extra que les supondrá el endurecimiento de la política monetaria en Fráncfort, que también favorecerá al Gobierno: el empuje esperado en el negocio bancario en los próximos ejercicios —los tipos ya están en el 1,25% y el mercado espera que lleguen al 2% este año— provocará que la recaudación por el impuesto temporal al sector financiero supere en unos 500 millones la previsión inicial del Ejecutivo.

El aumento de los ingresos de las entidades por las fuertes alzas de tipos son el argumento principal del Gobierno para sostener el nuevo gravamen con el que pretende recaudar 3.000 millones en dos años, un tributo que este martes — junto al de las grandes energéticas— comienza su tramitación parlamentaria para sacarlo adelante antes de que finalice el año. El presidente Pedro Sánchez quiere que los bancos sufraguen parte de la factura de las medidas para paliar los efectos de la inflación que azota el país. Las entidades financieras rebaten que esas ganancias sean “caídas del cielo”, como en el caso del sector energético, puesto que creen que el BCE se dirige hacia una “normalización” de la política monetaria, tras años de tipos negativos o en el 0%, que permitirá a los grupos financieros recuperar una rentabilidad muy castigada. Y añaden que se tardará al menos un año hasta que se refleje la mejora en sus cuentas. Pero para el Ejecutivo está claro: la banca es uno de los vencedores de esta crisis.

El texto que presentó el PSOE y Unidas Podemos contempla gravar con un 4,8% sobre el margen de intereses y las comisiones netas de las entidades en España, aunque la negociación entre los grupos políticos puede culminar con cambios en la ley. Entre las principales demandas del sector, según fuentes financieras, está suavizar el impuesto —traducido: bajar el tipo impositivo—. El nuevo entorno permitiría matizar esa cuestión: con el impulso que tomarán los beneficios de la banca, la recaudación se irá por encima de lo esperado. Según los cálculos de EL PAÍS, el impuesto superará con creces la previsión del Gobierno, por lo que hay margen para ajustar a la baja el tipo impositivo, al menos hasta un 4,5% (incluso en ese nivel los ingresos serían mayores de lo previsto).

Incremento en 2023

Para realizar este cálculo, se ha recopilado la cifra del margen de intereses y comisiones netas de 2021 de las entidades cotizadas (Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell, Bankinter y Unicaja), además de la cantidad conjunta de las cuatro restantes, que en principio también tendrían que hacer frente al impuesto (Kutxabank, Abanca, Ibercaja y Cajamar). De ahí se deducen unos ingresos públicos extra de unos 150 millones en 2023 y de más de 350 millones en 2024. “La base del cálculo de 2022 recogerá algo de la subida de tipos, pero no mucho. El gran beneficio estará en los ingresos de 2023″, explica Elena Iparraguirre, directora de Estudio de Bancos en España de S&P.

Estos datos, según fuentes financieras, variarán en función del contexto económico y de movimientos en las cuentas de resultados. Es decir, falta por ver la evolución de estas partidas ante el encarecimiento de la financiación y el freno del consumo esperado. Las entidades, además, han comunicado la sensibilidad de una primera subida de 100 puntos básicos en su margen de intereses. Es decir, en cuánto aumentarán sus ingresos. Pero no han facilitado el aumento que supondría una subida de otros 100 puntos adicionales. Y en la práctica, esa ganancia no es lineal. “No funciona multiplicar por dos porque a partir de determinado momento las alzas empiezan a repercutirse a la remuneración del pasivo. Se ofrece una retribución más alta en cuentas corrientes no remuneradas o de baja remuneración a depósito, entre otros”, añade Iparraguirre.

Fuentes bancarias inciden asimismo que el aumento del riesgo de impago recortaría un hipotético beneficio extraordinario del sector ante la necesidad de incrementar provisiones. Leopoldo Torralba, economista de Arcano Economic Research, no ve una gran amenaza por ahora. “El riesgo está en si el BCE se pasa de frenada y deteriora en exceso la economía”, sostiene.Este posible aumento de provisiones solo restaría en el resultado de la entidad y no en la cifra del margen de intereses, que es la que grava el impuesto. Es decir, para el Gobierno la ganancia sí será casi neta. Pese a ello, es evidente que los bancos verán crecer su beneficio, solo falta por concretar en qué medida.

Discriminación entre bancos

Otro de los puntos en los que se centra el sector en sus conversaciones con los grupos parlamentarios para reclamar la modificación de la norma es la discriminación que se realiza entre bancos. El gravamen recaerá solo sobre las entidades que sumen en margen de intereses y comisiones en 2019 al menos 800 millones en España, lo que deja fuera, por ejemplo, a ING, Deutsche Bank y WiZink, entre otras, y pone en duda qué ocurrirá con BNP Paribas. “Supone una desventaja del sector español con los competidores internacionales, ya que otros países no exigen el impuesto. Además, las fintech tampoco estarán sometidas al gravamen”, insisten fuentes del sector.

Las patronales de bancos y cajas han criticado desde el inicio otros efectos nocivos que, a su juicio, tendrá la aplicación del tributo. A esas demandas se ha sumado el Grupo Europeo de Cajas de Ahorros. “La reciente decisión de algunos países de la UE de imponer nuevos impuestos sobre el sector bancario reducirá aún más su capacidad de préstamo a empresas y particulares”, sostuvo. En eso insisten las entidades en España. “El impuesto será malo para la economía porque supondrá 50.000 millones de euros de crédito menos, restará vigor a la economía y se traducirá en menor empleo”, argumentan fuentes financieras.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Spanish Property & News